Con gran pesar escribo estas palabras de decepción, aunque con la intención de que sirva para recapacitar sobre la actitud que está mostrando la gerencia de los medios de comunicación públicos del Prat.

En el pasado pleno municipal, un servidor, realizó una pregunta dentro de los parámetros de fiscalización y control al equipo de gobierno. Dicha pregunta se refería a si el equipo de gobierno del Ayuntamiento del Prat de Llobregat tenía constancia o no de un presunto caso de “bullying” sufrido por el hijo de Mónica en un centro escolar de la ciudad y que acciones se realizaron al respecto por parte de este.

La pregunta fue rápidamente cortada por el Alcalde, alegando un artículo del Reglamento Orgánico Municipal que señalaba que la presidencia puede rechazar ruegos y preguntas que no se refieran a asuntos de competencia municipal, que sean de contenido estrictamente jurídico o técnico o que se formulen en interés exclusivo de alguna persona singular.

La pregunta no actuaba en interés de ninguna persona singular, ya que se pretendía saber que se había hecho al respecto sobre un supuesto caso de Bullying.

No es nuevo, ni descubriré a estas alturas cómo funciona el Ayuntamiento del Prat. Cuarenta años de gobierno dan para mucho y no están acostumbrados a que se les fiscalice de la forma que lo está haciendo el Grupo Municipal de Ciutadans el Prat. Una fiscalización que intenta velar por los intereses de todos y todas las pratenses, y denunciar los casos que nos encontremos de una mala gestión política de quienes nos gobiernan.

Pero la decepción me llega cuando en un medio local, el PratTV, cuelga el pleno municipal en su web sin mi intervención sobre la pregunta del acoso escolar. La alegación por parte de la gerencia del Prat Comunicació es que con el corte del video se quiere o pretende preservar los derechos de los menores.

¿Preservar los derechos de los menores?

¿En algún momento se nombró algún menor en mi intervención?

¿Un medio de comunicación local puede decidir que corta o no de un pleno municipal? Sobre todo cuando lo habitual es encontrar el pleno entero.

Yo tengo claras todas las respuestas y más cuando desde este grupo municipal se ha reiterado en más ocasiones la falta de cobertura y el silencio de las noticias del resto de partidos de la oposición.

También tengo que reconocer que me preocupa. La censura es una arma muy peligrosa ya que la próxima vez puede que no sea el corte de un pleno y que sea una queja que hagan los vecinos, una reivindicación laboral o el simple hecho de reclamar unos derechos.

Pensaba que los tiempos de la censura estaban pasados o que no llegaría a verla en un medio público local, pero muy a pesar mío tengo que decir que lo viví en primera persona, y no por los magníficos profesionales que trabajan en los medios locales de comunicación municipales, que nadie duda de su buen hacer, sino de unas personas que deciden qué se puede divulgar en los medios públicos de la ciudad, ya sea la televisión, radio, Twitter, Facebook o revista municipal.

No olvidemos que los medios municipales son un servicio público y lo pagamos entre todos.

Jordi López Gil

Portavoz Adjunto Grupo Municipal Cs El Prat