La primera noche apareció el espíritu de las Navidades pasadas, que llevó a nuestro protagonista del año 2003 al 2010. En esa época gobernaba la Generalitat el tripartito PSC, ICV y ERC y habría sido fácil
construir una residencia para mayores en El Prat, ya que en el futuro sería un servicio muy necesario; pero prefirieron construir un puente muy caro.

La segunda noche llegó el espíritu de las Navidades presentes. En ella, el fantasma transportaba a nuestro protagonista a un piso de El Prat donde tenían a un anciano que le había votado durante 38 años y que
necesitaba urgentemente una plaza en una residencia pública pero a la que no podía acceder, ya que la lista de espera era de 4 años y medio.

La tercera llegó el fantasma de las Navidades futuras. El anciano ya había fallecido cuando recibió la llamada para decirle que había una plaza libre.

En el cuento de Charles Dickens, al final todo es un sueño. Para que no resulte una pesadilla, Ciudadanos hemos presentado una propuesta en el Parlament para que se destine una partida presupuestaria para construir una residencia pública para personas mayores en El Prat.

Antonio Miguel Ruíz Redondo

Portavoz Grup Municipal Cs El Prat